Entre el Clasicismo y el Romanticismo: Ludwig van Beethoven

Acabamos el tema del Clasicismo con el compositor Ludwig van Beethoven, cuya obra empieza siguiendo los gustos del Clasicismo, pero que pronto empezará a mostrar señales de un nuevo estilo: el Romanticismo.

Uno de los aspectos más conocidos de la vida de Beethoven es su sordera. No nació sordo, sino que poco a poco fue perdiendo las facultades auditivas. A los 26 años empezó a oír unos dolorosos zumbidos, a los 28 años aparece los primeros síntomas de la sordera y con 31 ya había perdido el 60% de su posibilidad auditiva.

A la edad de 44 años, el mundo de los sonidos casi había dejado de existir para el compositor y, sólo el uso de una “trompetilla” que amplificaba lo que la gente le decía, le mantenía unido al mundo.

Alrededor de 1818, Beethoven se encontraba ya, prácticamente, sordo. Tenía tan solo 48 años. Es cuando nacen sus conocidos “Cuadernos de conversación”.

Tal era ya la dificultad para comunicarse que, sólo por medio de la escritura podía saber lo que le decían. Por eso Beethoven tenía siempre a mano unos cuadernos en los que su interlocutor, le escribía lo que quería comunicarle o preguntarle.

 El asumir que estaba quedándose sordo fue un hecho muy difícil de asimilar. De hecho, con 32 años escribió un testamento y pensó en suicidarse.

La vida de este compositor también se ha reflejado en varias películas. Aquí dejo un vídeo de la película Amor inmortal (1994) en el que se puede ver el sufrimiento de Beethoven en las etapas iniciales de su sordera. Una chica está enamorada de Beethoven y quiere casarse con él. Sin embargo, el padre de esta no va a dar su consentimiento a menos que demuestre que Beethoven no padece ninguna enfermedad (se ha empezado a rumorear que el famoso compositor estaba quedándose sordo). Para demostrárselo, le piden que pruebe el piano que se acaban de comprar y convencen al decirle que no habrá nadie con él mientras dure la prueba. Sin embargo, la chica y su padre le están espiando y, al escucharlo, ambos se dan cuenta de que los rumores eran ciertos.

Afortunadamente, Beethoven consiguió aceptar su enfermedad y no se suicidó. Gracias a esto, nos pudo dejar obras maestras. Una de ellas es la 9ª Sinfonía, terminada tres años antes de su muerte. Aquí os dejo el momento de la película Amor inmortal en el que se recrea el estreno de la sinfonía.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s