Grandes formas instrumentales: la orquesta

El primer tipo de música romántica que vamos a estudiar es la instrumental. Gracias al gusto de la época por lo desconocido, lo oculto, lo misterioso… la música instrumental pura (aquella que no podemos traducir en palabras, pero nos produce sentimientos), se va a convertir en uno de los géneros musicales favoritos del Romanticismo.

A causa de este éxito, la orquesta se va a desarrollar y va a multiplicar el número de ejecutantes hasta llegar a los 100. Como podemos ver en la siguiente caricatura, este hecho no dejó indiferente al público de la época. El compositor Hector Berlioz aparece dirigiendo una gran orquesta y, debido al gran tamaño, ésta produce un sonido ensordecedor como si fuesen cañones y el público se tapa los oídos.

Puede parecer paradójico que, a pesar del interés por la música pura, en esta época naciese la música programática, la música instrumental que se desarrolla en torno a un programa o argumento extramusical (una historia, un poema…). El creador de este género fue Hector Berlioz con su Sinfonía Fantástica, aunque hubo otros predecesores (como Beethoven y su Sexta Sinfonía “Pastoral”). Aquí os dejo un vídeo del primer movimiento:

Otro ejemplo de música programática es el poema sinfónico El aprendriz de brujo de Paul Dukas. Walt Disney en su película Fantasía, recreó en dibujos animados la historia que cuenta el poema:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s