Música vocal profana: el madrigal y la chanson

Durante el Renacimiento la música vocal profana irá adquiriendo cada vez mayor importancia. No solo se escribe para ser interpretada en palacios delante de personalidades importantes, sino que también la interpretan muchos músicos no profesionales que quieren disfrutar de la música.

Las formas más importantes son el madrigal italiano y la chanson francesa. Ambas formas intentan expresar con la música lo que dice el texto. Pongamos por ejemplo el madrigal Ecco mormorar l’onde de Claudio Monteverdi. El texto es pastoril: ensalza los placeres de la naturaleza y su impacto sobre los amantes. También es rico en representaciones metafóricas que debe provocar la música: el murmullo de las olas, el rumor de las hojas, los pájaros cantando dulcemente, la gentil brisa. Monteverdi responde en su composición a estas metáforas al intentar emular la representación musical del texto. Sin embargo, otras partes del texto son menos propicias para ser representadas musicalmente. Es difícil concebir un símbolo musical equiparable al reflejo del atardecer en el mar o el hecho de calmar el corazón turbulento del amante. Aquí Monteverdi se contenta con una técnica musical más genérica para enfatizar una atmósfera pacífica.

En este momento murmuran las olas
y tiemblan las ramas
en el amanecer matutino, y sobre los arbolitos
en las verdes ramas los bellos pájaros
cantan suavemente
y el oriente se ríe.
En este momento ya aparece el amanecer
y se refleja en el mar,
y da serenidad al cielo,
y hace de perla el dulce frío,
y hace de oro los altos montes.
O bella y vaga aurora
el aire es tu mensajero como tú lo eres del aire
que restaura el corazón más seco.

La chanson francesa también intenta traducir musicalmente el sentido del texto, aunque los compositores franceses se diferenciaron de los italianos al componer unas obras más cómicas que usaban frecuentemente onomatopeyas musicales. Vamos a escuchar como ejemplo la chanson Il est bel et bon de Pierre Passereau. En ella encontramos a dos mujeres hablando sobre sus maridos: “¿Cómo es el tuyo? pregunta una. No muy malo: -responde la otra- no me pega, da de comer a las gallinas, hace las tareas de casa y me deja hacer bastantes veces lo que quiero.” De fondo podemos escuchar a las gallinas cacareando (¿o son las mismas mujeres? 😉 )

No obstante, también hubo ejemplos de chanson con sentimientos más profundos, como Mille regretz, bellísima chanson de Josquin des Prez.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s