La Reforma Protestante

Martín Lutero, que era un gran amante y conocedor de la música, también quiso cambiar ciertos aspectos de la música religiosa en sus iglesias reformadas. Deseaba que los fieles participasen en los cantos, para ello, creó el coral: una forma musical lo suficientemente sencilla para que la congregación pudiese unirse al coro y cantar. Su idea tuvo mucho éxito y después de él, muchos otros autores compusieron libros de melodías corales para las iglesias protestantes.

Aquí podéis oír un ejemplo de un coral: Es ist ein Ros entsprungen de Michael Praetorius

Una rosa brotó,
de una tierna raíz,
como nos los contaron los antepasados,
desciende de Jesé,
y produjo una florecita,
en medio del invierno,
a eso de la medianoche.

La rosita de la que hablo,
de quien Isaías profetizó,
es María, la pura,
que nos trajo la florecita.
La palabra inmortal de Dios,
concibió a un hijo
quedando una virgen pura.

La florecita, tan pequeña,
que tan bien huele para nosotros,
con su luz clara
disipa las tinieblas.
¡Hombre verdadero y Dios verdadero!
Nos ayuda en los pesares,
nos salva del pecado y de la muerte.

O Jesús, por tu nacimiento,
en este valle de lágrimas,
que nos guíe tu ayuda
hasta la sala de la alegría
en el reino de tu padre.
Ahí te alabaremos eternamente.
O Dios, concédenoslo.

También dejo la partitura y el acompañamiento para tocarlo en la flauta:

es-ist-ein-ros-entsprungen-flauta

[audio https://dl.dropboxusercontent.com/u/38004216/Es%20ist%20ein%20Ros%20entsprungen.mp3]

Anuncios

La Contrarreforma Católica

La Iglesia católica reaccionó oponiéndose al protestantismo con la lla­mada Contrarreforma, que sentó las bases de su doctrina en el Conci­lio de Trento (1545-1563). Preocupada por la excesiva complejidad a la que se había llegado en la polifonía, la Iglesia católica marcó también en el Concilio de Trento las directrices que debía seguir la música: «vi­gilar la claridad del texto» y la «dignidad en la expresión» ya que el papel de la música en la Iglesia «no es satisfacer al oído, sino ayudar a los fieles a elevar el alma a Dios».
Las formas de polifonía religiosa católica más importantes fueron el motete y la misa y los compositores más importantes, Giovanni Pierluigi da Palestrina, Cristóbal Morales y Tomás Luis de Victoria.
A continuación os pongo unos vídeos de unas de las obras más importantes de estos compositores:
“Kyrie eleison” (“Señor ten piedad”) de la Missa Papae Marcelli de G. P. da Palestrina. Según cuenta una leyenda, en el Concilio de Trento había unos partidarios de prohibir la música polifónica de la Iglesia Católica, pero Palestrina al componer esta misa y dedicársela el Papa, les convenció de que era posible escribir música polifónica según las normas que mandaba el Concilio (que el texto se entendiese).

De T. L. de Victoria (uno de los mejores compositores españoles de todos los tiempos) escucharemos:

Ave Maria

O  Magnum Mysterium

¡Oh gran misterio,
y maravilloso sacramento,
que los animales deben ver al recién nacido Señor,
acostado en un pesebre!
Bienaventurada la Virgen, cuyo vientre
fue digno de llevar
a Cristo el Señor.
Aleluya.

Música vocal profana: el madrigal y la chanson

Durante el Renacimiento la música vocal profana irá adquiriendo cada vez mayor importancia. No solo se escribe para ser interpretada en palacios delante de personalidades importantes, sino que también la interpretan muchos músicos no profesionales que quieren disfrutar de la música.

Las formas más importantes son el madrigal italiano y la chanson francesa. Ambas formas intentan expresar con la música lo que dice el texto. Pongamos por ejemplo el madrigal Ecco mormorar l’onde de Claudio Monteverdi. El texto es pastoril: ensalza los placeres de la naturaleza y su impacto sobre los amantes. También es rico en representaciones metafóricas que debe provocar la música: el murmullo de las olas, el rumor de las hojas, los pájaros cantando dulcemente, la gentil brisa. Monteverdi responde en su composición a estas metáforas al intentar emular la representación musical del texto. Sin embargo, otras partes del texto son menos propicias para ser representadas musicalmente. Es difícil concebir un símbolo musical equiparable al reflejo del atardecer en el mar o el hecho de calmar el corazón turbulento del amante. Aquí Monteverdi se contenta con una técnica musical más genérica para enfatizar una atmósfera pacífica.

En este momento murmuran las olas
y tiemblan las ramas
en el amanecer matutino, y sobre los arbolitos
en las verdes ramas los bellos pájaros
cantan suavemente
y el oriente se ríe.
En este momento ya aparece el amanecer
y se refleja en el mar,
y da serenidad al cielo,
y hace de perla el dulce frío,
y hace de oro los altos montes.
O bella y vaga aurora
el aire es tu mensajero como tú lo eres del aire
que restaura el corazón más seco.

La chanson francesa también intenta traducir musicalmente el sentido del texto, aunque los compositores franceses se diferenciaron de los italianos al componer unas obras más cómicas que usaban frecuentemente onomatopeyas musicales. Vamos a escuchar como ejemplo la chanson Il est bel et bon de Pierre Passereau. En ella encontramos a dos mujeres hablando sobre sus maridos: “¿Cómo es el tuyo? pregunta una. No muy malo: -responde la otra- no me pega, da de comer a las gallinas, hace las tareas de casa y me deja hacer bastantes veces lo que quiero.” De fondo podemos escuchar a las gallinas cacareando (¿o son las mismas mujeres? 😉 )

No obstante, también hubo ejemplos de chanson con sentimientos más profundos, como Mille regretz, bellísima chanson de Josquin des Prez.

Música instrumental (I): formas

Durante el Renacimiento se compone, por primera vez, música específica para instrumentos.

La mayor parte de las formas instrumentales del Renacimiento res­ponden a cuatro tipos básicos de composición:

  • Piezas adaptadas de obras vocales: tocar solo con instrumentos piezas que originalmente eran vocales. Como ejemplo podemos escuchar la adaptación que hizo el compositor español Luis de Narváez sobre la chanson Mille regretz de Josquin.

  • Improvisación

 

  • Piezas basadas en la variación: el compositor parte de un tema sencillo que después repite con dis­tintas modificaciones. Las variaciones pueden hacerse transformando el material del que se parte o añadiendo cosas nuevas.

  • Música para la danza: que se convierte en uno de los entretenimientos preferidos de la nobleza. Las danzas solían presentarse agrupadas en parejas contrastantes con una primera danza en ritmo binario y tempo lento, seguida de una segunda danza más rápida y en ritmo ternario. Uno de los pares de danza más célebres fue la combinación de pavana y gallarda.

Música instrumental (y II): los instrumentos

En la música de conjunto todavía no existe el concepto de orquesta como grupo estable, de manera que los instrumentos no se especifi­can en la partitura y las obras son interpretadas según los medios dis­ponibles en cada ocasión.

Las familias instrumentales se dividen en dos categorías en función de su potencia sonora y no de sus similitudes tímbricas o de ejecución:
– Música alta: formada por instrumentos de gran potencia sonora. Son agrupaciones destinadas para la interpretación al aire libre en acontecimientos públicos.

– Música baja: formada por instrumentos de intensidad suave. Son agrupaciones destinadas a la interpretación en espacios interiores.